viernes, 21 de mayo de 2010

Tanto tiempo!!!!!

Mi vínculo con el Rock en la provincia de Misiones

“La gente no tiene posibilidad de elección y que alguien no pueda escuchar más que diez canciones y se quede con eso, tiene que ver con la educación que recibe y el contexto social donde vive” (Litto Nebbia en nota publicada por el diario El Territorio el 29/08/00)


Lo que acabo de transcribir, es el móvil de este ensayo en el cual voy a describir mis puntos de vista sobre la cultura roquera en la provincia en la que estoy radicado desde 1992.
Viví mis primeros 30 años de vida en el partido de Gral. San Martín, provincia de Buenos Aires, localidad pegada a ese gran cinturón con forma de autopista, como es la Avenida General Paz, que como si perteneciéramos a países diferentes marca el límite geográfico con la Capital Federal que, ya desde la infancia misma (por lo menos para los de mi generación) nos lo hacían saber en la escuela primaria al pedirnos que comprásemos el Manual del Alumno Bonaerense que no era el mismo que se usaba del otro lado de la “frontera”. Crecí en un barrio con mi oreja pegada a la radio Geloso de mi padre y escuché tango, folclore, chamamé, artistas italianos (mi madre era calabresa) y por supuesto, con el advenimiento de la televisión en casa, los clásicos de la juventud del momento: Alta Tensión y Música en Libertad.
Esto sería puro entretenimiento, ya que al empezar mi vida social conoceré algo totalmente distinto en los cumpleaños y asaltos que organizaban mis primos y los hermanos mayores de mis amigos. Sonidos que nada tenían que ver con lo que habíamos accedido hasta ese momento (¡claro, mis viejos eran de otra generación!): El tren de las 16 y Smoke on the water sonaban una y otra vez en aquella fiesta y era tan atrapantes que se instalaron dentro de mi corazón, y son canciones que marcan el ritmo de mi vida.
Creo que vale la pena la descripción hecha sobre mi inserción en el mundo del rock, para que tenga sentido todo lo que sigue.
En 1992, mi familia estaba compuesta por mi esposa y mi hijo de 4 años, Argentina ya había pasado por la hiperinflación, la economía estaba desbastada pero regía el 1 a 1; los alquileres se hacían cada vez más inalcanzables y yo trabajaba en un correo privado.
La situación no daba para más, en la radio sonaba “El tiempo no para” por la Bersuit, y con mi esposa tomamos la decisión (que hacia rato teníamos en mente): irnos de allí y recalamos en la ciudad de Posadas.
Allí comienza mi trabajo, luego de unos meses de adaptación en general a una nueva forma de vida; tiempos distintos, tratos distintos y hasta una manera de hablar diferente, Ipso facto la música también tendría otros matices que fui descubriendo con el correr de los días.
Si bien era habitué del zapping en televisión, no lo era de la radio ya que en Bs.As., al existir muchas emisoras tanto de amplitud modulada como de frecuencia modulada, habían programas para todos los gustos y en mi caso, el dial estaba clavado en la Rock & Pop que difundía las 24 hs. los géneros que le daban nombre a la estación, pero al llegar a Posadas me encontré con que el panorama era muy diferente. Solo coexistían 1 AM y no más de 10 FM con programaciones similares.
Buscaba algo que coincidiera con mis gustos, pero solo encontraba espacios en programas donde pasaban la canción de moda que era impuesta a fuerza de repeticiones durante todo el día y eso era todo: el que estaba al tanto de esa canción, estaba en “onda”. Entonces como dijo una de las figuras más importantes del movimiento: Charly García “La mediocridad para algunos es normal, la locura es poder ver más allá”, me propuse aportar mi granito de arena y hacer un programa propio. No fue fácil vender un programa de una música que ya de por sí, con solo nombrarla, traía un bagaje de preconceptos que arrastraba desde su génesis misma y que por estos lares aún tenían vigencia: rock = drogas, violencia y vagancia; y por lo tanto era generar miradas desconfiadas en los comerciantes que te daban cita para que vuelvas en otro momento, porque pensarían la respuesta, la cual uno ya la sabía de memoria.
Pero encontré el dueño de una radio vecinal que le gustó la propuesta y sin cobrarme el espacio me dio dos horas semanales los sábados a la tarde. Esa fue (y sigue siendo) mi base de “operaciones”. Luego de varios meses de estar en el aire pero además hacerme conocer mediante una columna (que constaba de contar en resumidas palabras la historia de una banda y pasar un tema) en un programa muy escuchado de entonces, fue que organicé una encuesta para ver donde estaba parado.
La misma consistía en 10 preguntas que se hicieron a 138 adolescentes y que iban desde cosas muy puntuales del rock argentino hasta gustos musicales y programas de radio.
Las cifras no me sorprendieron, los chicos solo conocían lo que pasaban en las radios
(Internet no había aparecido todavía), y a su vez el programa más escuchado fue uno que paradójicamente no conducía nadie sino que era un aparato que registraba los pedidos telefónicos y luego el operador los pasaba; el programa se llamaba obviamente “Contestador automático” y para los que tenían televisión por cable adoraban la MTV.
Otro de los grandes escollos en la difusión del rock en la década del 90 fue la influencia del folclore regional de los países vecinos. Es que en Misiones, la cultura está muy ligada a la brasilera y a la paraguaya ya que al ser zona fronteriza y al estar rodeada por esos países, el cruce de un lado a otro del río es muy común, como así también las visitas a familiares y amigos. Casi la mayoría de la gente domina esas lenguas y/o las entiende, y a esto hay que sumarle que la provincia, en toda su extensión, fue colonizada por europeos como polacos, suizos, ucranianos y alemanes. Cada una de esas colectividades les fue pasando sus legados de tradiciones culturales a las nuevas generaciones. En los programas para la juventud dirigidos generalmente a los adolescentes, sonaban todas mezclados los ritmos brasileros de Leandro & Leonardo junto al punk de Attaque 77, los sones latinos de la colombiana Shakira y el potente y desgarrador grunge de Nirvana, siempre con la premisa de que el oyente armara los programas a través de la línea telefónica.
Otro de los rasgos culturales muy arraigados en la zona y con un marcado sello carioca, es la tradición regional de festejar el mes de la primavera con “La estudiantina”, que es la versión local del carnaval de Río, solo que las escolas están representadas por entidades educativas. Pero no solo los chicos son asiduos consumidores de estas músicas adquiridas en forma de tradición, sino que como comentábamos al principio, consumen lo que les dan los medios masivos y entonces también entran en escena la música electrónica, los remixados y la música tropical (y todas sus variantes de cumbia). Las fiestas en vivo son animadas por grupos musicales que tocaban todos los ritmos así como lo que detallaba sobre los programas de radio. Van a boliches a bailar todo lo que suene y sus vestimentas van desde la remera con la foto de su grupo favorito (sin discriminar si es cumbia, rock o la cara del “Che”), jeans y zapatillas hasta las “pilchas” más caras; tanto los unos como los otros danzaban lo que ponía el DJ.
Con los años, el rock fue encontrando un lugar, primero por moda y luego porque el mensaje llegó a algunos jóvenes, estos empezaron a hacer, como en los ’60 gestando nuestro rock nacional, sus propias bandas, y ahí comenzó otra historia.
Continuando con mi curiosidad sobre si había habido algún movimiento fundamental, llegué a contactarme con uno de los músicos que protagonizó esa etapa, “Pomelo” Motola, y me contaba lo siguiente:
¿Cuándo comenzó a hacerse rock en Misiones?
-Mirá, acá empezó todo por el ´76 y ´77, yo empecé en una banda que se llamó Papuza y hacíamos temas de Spinetta, Pescado Rabioso, algo de Manal, toda esa mano y algunos temas nuestros.
¿Qué otras bandas había?
Mirá la gente de mi generación que tenían grupos , hoy algunos se siguen dedicando a la música en forma seria y otros no tanto, algunos están en el país y otro emigraron, pero de aquella época me acuerdo del grupo Prana, también estaban Siembra , Púrpura y Clave de Hoy. A ese movimiento, en el que nosotros tratábamos de hacer algo distinto a lo que había, lo llamábamos música progresiva y lo interesante de ese momento es que de los esos grupos que me acuerdo todos los músicos éramos de todas las bandas, andábamos juntos por todos lados y ahí se gestó este movimiento. Recordemos que todavía estábamos en plena dictadura militar y necesitábamos un lugar para “respirar”, el rock & roll era considerado como un cuco, ¡guarda que los roqueros son todos drogadictos!, éramos bichos raros.

“Clave de Hoy”: Jony Behr, César Móttola, Cacho Bernal y Pocho Agüero

¿Cómo difundían lo que hacían?
La cosa era el boca en boca, entre amigos y conocidos...era como una elite, un grupo reducido...pero no solo era música, también había gente que se dedicó al teatro, a la poesía...
Como la Cofradía de la Flor Solar en La Plata...
¡claro!, nosotros nos llamábamos así mismos como “La Cofra” en referencia al grupo que vos decís y vivíamos en una casa que alquilábamos varios chicos , tenía un patio grande y podías ver a gente que pintaba, tipos que escribían y que hoy están dedicados a eso profesionalmente trabajando en diarios de acá o en Bs. As., fue una movida cultural re grosa y rompía con la rutina de Posadas en donde no pasaba nada!..., había otros grupos pero hacían una onda comercial bailable y nosotros nos sentíamos “sapo de otro pozo”.
¿Te acordás que grupos eran?
...y estaban... Los Diablos de Alem, la Quinta Brigada, Los Winers, Dallman Show, Panchito y la Montecarlo, Los Garbos y de Encarnación venían Los Huracanes y Liberty Group. Los pibes iban a bailar al Mitre, al Brown o a Huracán. Nosotros éramos los únicos alternativos.
¿Los medios de difusión les daban bola?
Sí, en la radio nos dejaban tocar porque las letras de nuestros temas no eran nada jodidos, eran mas instrumentales que otra cosa...nos daban vía libre porque no estábamos metidos en la política. Nosotros no nos metimos en esa y tampoco corría la droga...eso vino mucho después...así que estaba bien lo que hacíamos. En cuanto al diario, el único que estaba era El Territorio que nos sacaba nota cada vez que hacíamos un recital.

¿Cuál era el circuito donde tocaban?
El circuito era muy chiquito, en aquel momento eran uno o dos boliches que existían ... y a veces lográbamos llenar el Montoya con 500 personas y eso ya era suficiente, hacíamos afiches chiquitos y grandes y salíamos a pegarlos por la ciudad entre los 5 o 6 que tocábamos ese día mas algunos amigos que se prendían.

Recorte del diario “EL TERRITORIO” del 8 de julio e 1982

¿Cómo era el tema de la música que les llegaba desde Bs As o del exterior?
¡¡Todo era disco, disco disco, casete, casete!, los que venían de la capital eran los nacionales y de Brasil conseguíamos los importados de Yes, Emerson Lake & Palmer, etc.
¿Quedó algo registrado de lo que tocaban en esa época?
Hay poco y lo que hay están grabados con grabadores al aire libre en los recitales, así que el sonido no es muy bueno...
¿Cómo eran los temas?
Los temas eran compuestos en forma muy elaborada y complicada, el tema lo proponía uno y los arreglos lo hacíamos entre todos, improvisando, zapando, tocando, tocando y así iba quedando un tema que por ahí duraba 10 minutos cosa que ahora no te lo aceptan por los tiempos de la radio.

Desde mi llegada a Posadas en 1992 pude ver surgir y deshacer a muchas bandas, en su momento estaban Divino Vicio (rock & pop), La Corte del Sr. Manga (rock & blues), Tóxico Urbano (pop), Dr.No (rock stone) y Corrosión (heavy). Mas tarde aparecieron Edictos Juveniles (punk), Estado Vegetativo (punk) y Los Pie (rock & funk). Esto generó que se le de un poco mas de lugar en los medios y además comenzó a surgir otro tipo de público. La onda expansiva empezó a llegar al interior.

En el año 1998 por cuestiones laborales, con mi familia nos mudamos a la localidad de Wanda (a 250 km. al norte de Posadas; 50 km. al sur de Puerto Iguazú; a 8 km del Río Paraná – Paraguay y a 50 km. del Río Uruguay – Brasil).

Rock en Wanda

El panorama en cuanto al rock era distinto a mi llegada a la capital de la provincia, ya que desde hacía un par de años que un matrimonio porteño que vivía en la zona desde hacia un tiempo, se ocupó de la difusión del género. En una charla con los protagonistas, Guillermo Fernández y Claudia De Bella me contaban lo siguiente:

Todo empezó en el mes de agosto de 1989 en la primer FM de la zona, la 100.1 - FM Esperanza, cuando Claudia y yo (Guillermo) nos largamos a hacer un programa diario de dos horas durante cinco meses, dicha emisión no tuvo nombre durante ese período; luego la radio se armó de programación y la persona que estaba a cargo de la misma lo bautizó “Tu música del verano”.
A pesar del nombre que suena a frivolidad, Guillermo me comentó que: - El programa iba de lunes a domingos de 18 a 20 hs , era un laburo infernal porque siempre escribíamos todo lo que decíamos porque sabíamos que había mucha gente que estaba escuchando y había que tener mucho cuidado con lo que se decía y los temas que se hablaban. Siempre hicimos lo mismo: Cultura y Rock & Roll .Cuando vimos la gran cantidad de audiencia que teníamos, decidimos hacer un concurso para cambiarle de nombre al programa porqué el verano se iba a terminar en algún momento pero la música no. Como resultado de ese concurso quedaron a elección del jurado (que éramos Claudia, mi cuñado y yo) los nombres: 1) DR. BAFFLE, 2) ROCK IN RADIO y 3) BAFFLE MANÍA. El premio era en ese entonces un casete con temas elegidos por el ganador que fue Gustavo Rutilo (hoy en día es un profesional en Ciencias Políticas); a partir de ahí, arrancamos con DR. BAFFLE -

Solo existía un cable operador que proveía de señal a las tres localidades vecinas: Wanda, Puerto Esperanza y Puerto Libertad, y el único canal musical que tenían era la MTV, el medio mas influyente en cuanto a instalación de artistas en el mundo de la música a través de los videos y las súper producciones discográficas como las del ciclo “Unplugged” en la década del ’90; y dentro de los 35 canales que podíamos ver (MTV incluido) habían 4 brasileros y 2 paraguayos, que no solamente eran recibidos por la señal privada, sino que también aquellos que acceden por antenas de aire también las pueden ver.
Volviendo al método de zapping, en las radios no solo sonaban los hits del momento, sino que los grandes segmentos musicales contenían músicas de los países vecinos en su mayor porcentaje.
La zona que describí anteriormente tiene bien marcada, por localidad, las corrientes inmigrantes de sus orígenes (Wanda: Polaca; Puerto Esperanza: Suiza y Alemana) y Puerto Libertad: Paraguaya).

Sin revistas especializadas ni canales dedicados al rock, sin lugar donde comprar discos (todo se hacía por encargue a algún conocido que viajara a Buenos Aires), la cosa se ponía difícil. Conseguí un espacio en una radio parroquial a prueba por un mes, para someterme a evaluación y finalmente, a cambio de hacer un noticiero, logré el lugar dentro del dial. En esa misma emisora ya había un programa de heavy que iba los sábados a la noche y que ya tenía su audiencia, la cual también fue la mía luego de enterarse que yo iba los domingos.
En resumen, a fines de los ’90 y principios del siglo XXI, en esta zona estábamos el “DR. Baffle”, “Las Ruinas Del Imperio” y quien suscribe (“El Viejo”) tratando de difundir el generó musical que nos unía en cuanto a gustos e introducir en los medios una alternativa a todo lo que les imponían a través del éter en forma compulsiva no solo difundiendo la música por las radios, sino que también, organizando recitales con bandas locales y en ocasiones venidas de otros puntos del país.
Pero también hubo otros programas que aparecieron y desaparecieron por diferentes motivos: “El Túnel” conducido por Christian Gimenez (hoy Lic. Comunicación Social) en FM Municipal de Puerto Libertad; “LA 100 punto BLUES” Conducido por Ricardo Scarano en FM ESPERANZA y “Tranzas” conducida por Carlitos en la misma emisora los viernes de 21 a 23 hs.
Rock y Educación
Quise llevar el rock a la escuela, y presenté un proyecto de taller llamado “Una manera de conocer nuestra historia: el Rock Argentino”. La temática era estudiar la historia sociopolítica de nuestro país desde la década del ’60 hasta 1983 con el advenimiento de la democracia, analizándola desde las letras y los protagonistas del movimiento roquero. La experiencia (que duró 8 meses) fue sorprendente ya que 15 chicos de entre12 y 15 años, que se habían anotado porque creían que solo íbamos a escuchar canciones, terminaron el ciclo con conocimientos no solo de los hechos históricos sino que también conocieron y empezaron a querer escuchar otras cosas (ver anexo).
A mediado de los ’90 ya era mas común escuchar que muchos chicos hablen de bandas de rock, hay que tener en cuenta que si bien no era accesible para la mayoría, Internet se había instalado en los CTC (Centros Tecnológicos Comunitarios) y los pibes buscaban información sobre sus grupos favoritos y enterándose de los que iban surgiendo.
La onda expansiva que había mencionado antes, se fue internando, con resultados positivos, en el interior de la provincia y eso generó que surgieran en los diferentes pueblos, personas que más o menos sabia de que se trataba la “cosa” empezaran a difundir la música que hacían los gurises del barrio..
Aquí en esta zona, hay dos programas conducidos por pibes con mucha polenta. Por un lado están los “ARMAGEDON” que sale los sábados de 19 a 21 hs por FM WANDA, conducido por Julio Sosa, Walter Portillo, Facundo De Olivera y operado técnicamente por Richard Denis y también “GENERACION ROCK” conducido por David González que va los domingos de 16 a 19 hs por FM LUZ, las tres emisoras de la ciudad de WANDA. También gracias a la tecnología de estos tiempos y a través de mi blog, de a poco nos vamos encontrando y es así como me contacté con Diego, un chico de la localidad de Obera (zona sur de la provincia) y en una charla me contaba lo que hacen por esos pagos : Te cuento lo que hacemos nosotros en Obera ...yo soy el encargado de un multiespacio que se llama ISIDORO, dentro de el multiespacio realizamos recitales de rock y folklore, nuestra propuesta se llama Rock_X_4 (www.myspace.com/rockx4) y Radio Bar que es producida y dirigida por mi mas el apoyo de Tincho Benítez que es el director de la FM Oxigeno con el tenemos grandes aspiraciones y mucha paciencia, concientizados en tratar de presentar en vivo grupos de diferentes estilos, con el fin de posicionar al rock de Obera y toda la zona centro de la provincia dentro de los mejores del Nordeste Argentino. Emprendimos este difícil desafió, con muchas ganas de lograr nuestro objetivo, siempre espetando nuestra forma de trabajo.
Nosotros transmitimos por FM e Internet los recitales por medio de la Web de la radio, además grabamos y filmamos los recitales y bueno hace tres años que estamos con esta propuesta.
Justamente el año pasado organizamos el pre-Inmigrantes rock que fue un certamen que presento en vivo a 10 bandas de misiones de las cuales mediante un jurado fueron elegidas dos y el premio fue ser soporte en la noche de la juventud en la Fiesta del Inmigrante y las ganadoras fueron SIGLOS y PRISMATICOS.
Este año Doblegamos la apuesta y el esfuerzo estamos en plena tratativa con el IPLyC (Instituto Provincial de Loterías y Casinos) para conseguir financiamiento para el pre Inmigrantes 2009 para poder presentar en ese certamen una banda de nivel nacional pero imaginate lo difícil que resulta todo.
Se puede decir que el rock está instalado entre los jóvenes como un género mas; las emisoras de radio siguen igual (dando espacio a los roqueros sin cobrarles, porque queda bien en su grilla), aunque en Posadas sí existe una FM dedicada exclusivamente al movimiento.
El canal de cable, sigue sin innovar, salvo que en lugar de tener la MTV tiene CM (el canal de la música).
Desde los municipios, a pesar de que se asignan muchísimos fondos en pos de futuras elecciones, cuando se propone hacer un recital de Rock dan mil vueltas para decir que “en este momento no podemos, estamos sin dinero”.
Los comerciantes prefieren aportar para cualquier evento que no sea Rock.
Y así como en el principio de los tiempos, hay que juntarse y ver qué se puede hacer para compartir un espectáculo en la zona, ya que de vez en cuando, en alguna fiesta tradicional, los que vivimos por acá tenemos que armar un viaje a otra ciudad de la provincia si es que queremos ver algún grupo importante.
En cuanto a la movida, el panorama es mas alentador, hoy en día hay muy buenas bandas oriundas de casi toda la provincia y que cuando se arma algún festival grande, vale la pena viajar kilómetros para verlos.
Algunos de los grupos que están sonando hoy son:
 De Posadas: Santa Montaña (reggae); Semen (alternativo); Kuria Muria (new metal); Néctar (fusión); Anónimos (heavy); Horacio Monllor (heavy), La Vieja Carnicera (rock), Osvaldo De La Fuente (experimental)
 De Córpus: Alta Tensión (hard rock)
 De Capioví: Los Cuadrados de Picasso (rock & roll)
 De Oberá: Siglos (fusión metal clásico – Folk.)
 De Montecarlo: Rula & Los de la Esquina (Blues)
 Puerto Esperanza: Kleros (alternativo); Pirca (Pop)
 Puerto Libertad: Blues Local (rock & blues)
 Puerto Iguazú: Polo’s Rock (rock & blues)

No hay comentarios:

Publicar un comentario