domingo, 10 de junio de 2007

Cual es el valor de los "DÍA DE..."?

“En su Resolución Nº 2994 de 15 de diciembre de 1972, la Asamblea General de la Organización de las Naciones designó al 5 de junio como "Día Mundial del Medio Ambiente", con el propósito de a hacer más profunda la conciencia universal sobre la necesidad de proteger y mejorar el medio ambiente. Se eligió esa fecha porque fue el día de apertura de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente Humano celebrada en Estocolmo, Suecia, en el año 1972, la misma que llevó al establecimiento del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).”
El párrafo anterior lo copié de una edición electrónica de un diario provincial, y ahí surgió la pregunta del titulo. Los “día de” ¿para qué se inventan?. Obviamente que la mayoría son para sacar provecho en signos $$$$ (estos están referidos a los días de las parentelas en que la gente gasta para comprar regalitos); también están los que sirven para recordar próceres (nuestro país se caracteriza por recordar las fechas de sus muertes); y después estan los que deberían servir para tomar conciencia: el día del aire puro, del animal, etc. Y también está el que se recuerda el 5 de junio, el de la referencia del diario: el “Día Mundial del Medio Ambiente”.
Se realizaran en varias localidades de la provincia, del país y del planeta, actividades que tengan que ver con la concientización de la importancia de cuidar nuestro hábitat, pero...¿sirven realmente?
¿cuántos siglos tardó el hombre en ocuparse del tema? Y...¿desde 1972 se hizo algo que haya cambiado el curso de la historia?
¡NO!, solo reuniones y actividades de un par de horas como para justificar el “día de”, pero nada más. El hombre (dinero de por medio obviamente) siguió construyendo represas, talando árboles, extinguiendo animales, modificando la tranquilidad cósmica, etc.etc, aún sabiendo la negativa de los habitantes de las regiones afectadas y las leyes vigentes.
Por supuesto que hay organizaciones que trabajan en serio, luchando contra las imperiales empresas, dueñas de todo y que hacen con sus propiedades lo que se les canta, ya que total, en una de esas, no les toque a ellos morir en la hecatombe. Esas organizaciones son las menos, pero siempre están.
No hace falta enumerar las consecuencias del mal manejo de la Vida ¿no?, o piensan que es de puro capricho de la naturaleza, los tsunami, los terremotos, el cáncer de piel, las enfermedades respiratorias, y hasta la temperatura actual (estamos a un mes del invierno y tenemos temperaturas que tienen que ver más con primavera que con el otoño). Todo parece ser irreversible, los “día de” pasan rápido y a veces inadvertidos. Los gobiernos deberían tener una política que incluya en la educación básica el cuidado del medio ambiente, pero para eso primero deberían dejar de lado los intereses imperiales que hacen que las potencias mundiales, se preparen para obtener los recursos que les hagan falta a sus países invadiendo y tomándolos, por las buenas, o por medio de bombas nucleares. Parece utópico una salida viable, pero...¿podríamos pensarlo un poco, no?
PD: escuchen atentamente "Madre hay una sola" de la Bersuit

¡Un abrazo!

1 comentario:

  1. Muy bueno, y muy cierto. ¡Qué tarde se acuerdan los que manejan el Poder! Cuando se empezó a hablar del efecto invernadero pocos quisieron escuchar, "¡qué no molesten los ecologistas!" seguramente habrán pensado... ¿y ahora? Ahora les preocupa, ahora nos preocupa, ojalá la Tierra nos perdone, ojalá no sea tarde...

    ResponderEliminar